DAÑOS PUNITIVOS. UNA REALIDAD EN MÉXICO

Estimados clientes y amigos:

La posibilidad de que las personas, empresas y demás colectivos con personalidad jurídica puedan ser sancionadas por un juez con el pago de sumas estratosféricas de dinero como resultado de una demanda de daño moral, es toda una realidad en México.

Los ministros integrantes de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación han acogido el concepto jurídico de daños punitivos (“punitive damages”) en las ejecutorias de amparo del caso conocido públicamente como “Mayan Palace”, concepto que, hasta entonces, había sido aplicado principalmente en sistemas jurídicos afines al Derecho Anglosajón.

En palabras de los ministros, a dicho concepto jurídico se arriba porque el derecho a la reparación del daño moral debe, además de satisfacer los derechos del afectado, alcanzar un ideal de retribución social mediante la imposición de una penalidad adicional al causante del daño.

Estos daños punitivos son un castigo ejemplar con un doble propósito: tanto disuasivo de la comisión de conductas dañosas, como incentivo de una cultura de responsabilidad que haga económicamente más conveniente, sobre todo al ramo empresarial, invertir en infraestructuras y mecanismos de prevención de daños, que incurrir en conductas ilícitas.

En el caso Mayan Palace, el monto al que fue condenada la cadena hotelera como consecuencia del fallecimiento de una persona dentro de sus áreas de esparcimiento fue fijado inicialmente por un juez en 8 millones de pesos, pero los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, después de que éstos incorporaran el concepto de daños punitivos en el análisis, fijaron la suma final en más de 30 millones de pesos (2.5 millones de dólares de aquel entonces).

Esta nueva figura hace atractivo hoy en día la presentación de demandas de daño moral para obtener reparaciones multimillonarias que ya no son una utopía, por ende, convoca a todos los sectores, y en especial al empresarial, a tomar medidas de prevención en sus actividades y giros comerciales ante esta contingencia legal.

Quedamos a sus órdenes en caso de que deseen mayor información.